Saltar al contenido

Se ha creado una batería que no teme a las heladas severas.

Se ha creado una batería que no teme a las heladas severas.

La Universidad de California en San Diego ha descubierto una nueva forma de adaptar las baterías de metal de litio para un funcionamiento normal a temperaturas extremadamente bajas.

El objetivo del estudio era encontrar tal combinación de componentes de batería, en la que pudiera descargarse y cargarse en un lugar muy frío. El resultado es una batería que se puede recargar varias veces a -60 grados Celsius. En el curso de las pruebas, dicha batería, después de pasar 50 ciclos a -40 grados, mantuvo el 84% de su capacidad y a -60 grados – 76%. Esta es la primera vez que los ingenieros obtienen tales indicadores.

Pilas

El personal universitario ha descubierto experimentalmente que el electrolito debe retener iones metálicos que son inherentemente más débiles de lo habitual: son más fáciles de aceptar y más fáciles de administrar. En este caso, la batería conserva la capacidad de funcionar normalmente a bajas temperaturas. En el caso de las baterías convencionales, los ingenieros apenas pudieron obtener solo dos ciclos: la batería no se pudo cargar sin calentar y falló rápidamente.

Los investigadores llamaron a la nueva batería «la primera batería recargable capaz de proporcionar un funcionamiento completo y estable a -60». La invención está prácticamente lista para la producción en streaming y en el futuro simplificará enormemente el trabajo de las personas que trabajen a grandes profundidades, en el permafrost y en el espacio.