Saltar al contenido

La UE ha propuesto limitar el uso de IA en áreas donde puede amenazar a la sociedad

La UE ha propuesto limitar el uso de IA en áreas donde puede amenazar a la sociedad

La Comisión Europea ha presentado una propuesta para limitar el uso de inteligencia artificial donde pueda suponer un alto riesgo para la sociedad. Las tecnologías modernas, según el regulador, deben cumplir los requisitos de seguridad, precisión, calidad y fiabilidad, si los desarrolladores quieren llevarlas al mercado europeo.

En la Comisión Europea, las áreas de alto riesgo para el uso de la inteligencia artificial incluyen su uso para evaluar los resultados de los exámenes, la confiabilidad de las pruebas en los tribunales, al verificar documentos y contratar empleados. Además, la inteligencia artificial no debe usarse para evaluar a los clientes en los bancos y en la medicina, particularmente en la cirugía robótica. Además, la UE propone introducir una prohibición de los sistemas de reconocimiento facial en lugares públicos, excepto en algunos casos cuando se trata de encontrar personas desaparecidas o prevenir o investigar ataques terroristas. Es imposible, como creen las autoridades europeas, utilizar tecnologías basadas en IA en aplicaciones para manipular el comportamiento y la voluntad humanos.

Pero el uso de inteligencia artificial en juegos y filtros de spam se atribuye a un riesgo mínimo para la sociedad. Estas tecnologías, que son la mayoría en el mercado, son propuestas por los miembros de la Comisión Europea para no ser reguladas.

Los observadores confían en que si la Unión Europea introduce nuevas reglas sobre inteligencia artificial, causará un daño irreparable a las startups locales y hará que el desarrollo de tecnologías modernas con IA sea casi imposible. Las empresas de EE. UU. Y China, por otro lado, tendrán una ventaja, ya que no se verán afectadas por estas restricciones.

Sin embargo, aunque esto es solo una propuesta y para que entre en vigor legalmente, la idea de la Comisión Europea debe contar con el apoyo de los miembros del Consejo Europeo y del Parlamento Europeo. Esto podría llevar varios años.

Materiales relacionados: