Saltar al contenido

Internet de las cosas en nuestra vida: el futuro está cerca

Internet de las cosas en nuestra vida: el futuro está cerca

El Internet de las cosas es una de las principales tendencias tecnológicas de los últimos años. Además, muchos de nosotros ya estamos usando las tecnologías del futuro con fuerza y ​​fuerza, sin siquiera saberlo. Entonces, ¿qué hay detrás de esta definición?

El Internet de las Cosas (Internet of Things, IoT) es el concepto de una sola red que une dispositivos para que puedan intercambiar datos entre sí y con el entorno externo, analizar estos datos y, en base a ella, regular ciertos procesos. En definitiva, se trata de tecnologías diseñadas para automatizar las acciones que estamos acostumbrados a gestionar en nuestro día a día, y así hacer la vida humana aún más cómoda.

La capacidad de los teléfonos, tabletas o televisores para conectarse a Internet ha sido durante mucho tiempo un fenómeno natural, pero aquí se trata de artículos más comunes, ya sea una plancha, un microondas o cualquier otro electrodoméstico. De acuerdo, todavía es bastante difícil imaginar que el propio frigorífico le pida productos con entrega a domicilio.

La esencia de Internet de las cosas es que una persona solo establece un objetivo, pero no un programa para lograrlo. El sistema debe analizar los datos y, en base a ellos, realizar la tarea. La persona indica qué debe hacerse, no cómo.

Oportunidad

El futuro, que era solo la trama de las películas de ciencia ficción, puede convertirse en realidad mucho más rápido de lo que pensamos. El Internet de las cosas puede mejorar significativamente la calidad de vida humana y afectar a casi todas las áreas de la actividad humana.

En la industria, las tecnologías inteligentes atractivas ayudarán a rastrear todas las etapas de producción, implementar soluciones efectivas y eliminar defectos antes de que el producto salga de la línea de ensamblaje.

La Internet de las cosas hará que nuestra vida diaria sea mucho más cómoda: los aparatos «inteligentes» controlarán el hogar, los dispositivos médicos «inteligentes» controlarán la condición física de una persona. Incluso conceptos modernos como la ciudad inteligente se basan en gran medida en las capacidades de Internet de las cosas.

­

Donde se aplica

El Internet de las cosas está penetrando muchas áreas de nuestra vida y ahora se está aplicando con éxito.

La tecnología es la más utilizada en los sistemas domésticos inteligentes: todos los dispositivos se combinan en una sola red que controla el microclima y, si es necesario, controla el suministro de energía, calefacción, sistemas de seguridad y contra incendios, electrodomésticos y dispositivos multimedia.

En agricultura, las tecnologías de IoT se utilizan para monitorear la salud de los animales, las plantas y el medio ambiente. Los agricultores de España y Alemania utilizan sensores que controlan la temperatura y la humedad del aire y les indican cuándo es el momento de fertilizar o cosechar.

El concepto de «ciudad inteligente» también es un crédito de las tecnologías inteligentes modernas. Un ejemplo sorprendente de esto es Yandex.Traffic. Este servicio recopila datos de congestión del tráfico, procesa la información y puede crear una ruta de desvío.

En la construcción, Internet de las cosas ayuda a rastrear el estado de las casas y otras estructuras, carreteras. Los sensores en la superficie de la carretera o en los puentes analizan la iluminación, los niveles de vibración, las condiciones climáticas y diagnostican posibles daños. Esta tecnología ya ha sido probada en California y Michigan.

Hay pulseras deportivas que pueden rastrear su sueño, dieta, pasos y calorías quemadas. Este brazalete puede actuar como un reloj de alarma: rastrea las etapas del sueño y despierta al usuario en un estado en el que es más fácil despertarse. Estos dispositivos también son perfectos para fines médicos, para controlar el estado del paciente en tiempo real.

Internet de las cosas en Rusia

Según el informe IDC Russia Internet of Things Market 2016-2020, el volumen de inversiones rusas en tecnologías IoT ya es de 4 mil millones de dólares y para 2020 alcanzará los 9 mil millones de dólares. Los ámbitos rectores en Rusia, donde estas tecnologías se introducen y aplican activamente, son el transporte, el ámbito industrial y la ingeniería energética. Ocupan más del 50% del mercado total de IoT en nuestro país. Son seguidos de cerca por el sector público que desarrolla el concepto de ciudades inteligentes.

La introducción de IoT en la fabricación le permite monitorear el estado de los equipos, controlar los procesos en todas las etapas de la producción y prevenir fallas de manera oportuna.

En la industria del transporte, las tecnologías de IoT ayudan a rastrear la ubicación, las rutas y controlar las condiciones del transporte.

En el sector de la energía, los contadores inteligentes están diseñados para mejorar la seguridad y la eficiencia del suministro de energía. El uso de redes inteligentes ahorra no solo a las empresas eléctricas, sino también a los consumidores, gestionando el perfil de consumo y varios dispositivos consumidores de energía.

Limitaciones y riesgos

Por supuesto, a pesar de las posibilidades a veces impresionantes, Internet de las cosas todavía está en su infancia, porque existen condiciones que ralentizan su desarrollo.

Falta de estándares uniformes

El principal problema es la falta de normas uniformes. Para que la tecnología funcione correctamente, todos los dispositivos de la red deben interactuar entre sí, formando un único ecosistema interconectado, y esto requiere un solo idioma. Hasta ahora, Internet de las cosas es un sistema dispar, cada uno resuelve sus propios problemas. Grandes empresas como Microsoft o Google están trabajando en sus ecosistemas y quizás una de las plataformas se convierta en la base de una única red global.

La seguridad

La tecnología es todavía bastante joven, por lo que los analistas y expertos desconfían seriamente de los ciberataques y especulan qué pasará si los datos caen en manos de los atacantes. Después de piratear el sistema, los piratas informáticos sabrán absolutamente todo sobre ti y tendrán acceso para controlar cualquier dispositivo. Por tanto, el trabajo sobre los mecanismos de protección de la información se convertirá en una de las áreas prioritarias en el desarrollo de la Internet de las Cosas.

Auto-empleo

Otra tarea importante a resolver es la alimentación ininterrumpida de los dispositivos conectados a la red. Para evitar la comunicación entre dispositivos se requiere un funcionamiento autónomo de todos los dispositivos, es decir, los sensores deben aprender a recibir energía del entorno y no de las baterías, como está sucediendo ahora.

Acceso a la red

Otro obstáculo es garantizar que todos los dispositivos tengan acceso a Internet. No todos los dispositivos pueden estar equipados con un módulo Wi-Fi, aunque solo sea por su tamaño. Sin embargo, los resultados de los científicos en esta área inspiran optimismo: ya se han creado microchips con un tamaño de solo 1 mm2 con bajo consumo de energía. Con él, casi cualquier dispositivo puede conectarse a la red.

Personal calificado

El Internet de las cosas se está desarrollando tan rápidamente que hay una falta de programadores altamente capacitados que puedan implementar y mantener sistemas de IoT.

Obviamente, existen obstáculos, pero no son insuperables y, con el tiempo, la humanidad encontrará una solución a todos estos problemas.

Lo que nos espera en un futuro próximo

Nuestro futuro cercano son las casas que pueden controlar de forma independiente el microclima, administrar todos los sistemas y utilizar de manera óptima los recursos, automóviles autónomos, resolver el problema de los atascos, dispositivos médicos que ayudarán a los médicos a analizar el estado de los pacientes. Todos los ámbitos de nuestra vida están a punto de dar un salto cualitativo en las próximas décadas.

A pesar de que algunos científicos e investigadores expresan su preocupación por el rápido desarrollo de la tecnología, en particular la fusión del IoT con la inteligencia artificial, el Internet de las cosas puede traer muchos cambios beneficiosos a nuestras vidas. Y depende totalmente de nosotros qué tan rápido se produzcan estos cambios.